Consejos para conducir en invierno de forma segura. (Segunda parte)

 

Está claro que este año el invierno se ha adelantado un par de meses, siendo estos días un hervidero de noticias en televisión en los que vemos a gente sufriendo las inclemencias del tiempo en la carretera. Por ello, es muy importante tener en cuenta todos los consejos posibles.

Hace unas semanas ya os dábamos algunos consejos a tener en cuenta antes de emprender un trayecto largo en coche ya sea por vacaciones o por trabajo. Por eso hoy continuamos hablando de otros cinco grandes detalles que pueden salvarte de pasar un mal rato.

No pases nada por alto

Por supuesto tener en cuenta elementos como los frenos, la batería o los neumáticos antes de coger el coche es muy importante, sin embargo a menudo olvidamos cosas más “triviales” que no son tan visibles, pero que también juegan un papel crucial en el funcionamiento de tu vehículo. Veamos cuales son.

1.      Revisar el sistema de climatización

 

La calefacción del coche no es sólo para mantener una temperatura agradable dentro del vehículo, su uso también reduce el empañado de los cristales, algo muy común en invierno, lo que es clave para mantener perfecta la visibilidad de la carretera. Tal vez funcione pero los filtros pueden estar sucios, reduciendo la eficacia del sistema, es conveniente una revisión periódica de sus componentes.

2.      Comprueba frecuentemente el nivel de los líquidos

 

En este caso se debe prestar especial atención al anticongelante, ya que si no está en perfectas condiciones es posible que el motor no soporte las temperaturas más bajas sin darnos problemas. Visita tu taller de confianza con frecuencia para asegurarte de que todo esté en orden.

3.      Ten siempre listas las cadenas

 

En invierno las cadenas de nieve son esenciales para los imprevistos, especialmente si vives en una zona de alta montaña o alrededores. Tanto si ese es tu caso como si no, las cadenas siempre deben ir en el maletero.

 

4.      Asegúrate de estar preparado frente a emergencias

 

Elementos como el chaleco reflectante, unos fusibles de emergencia o los triángulos nunca deben faltar en el maletero de tu vehículo. Llevar guantes, linterna y una manta tampoco está de más, ya que nunca sabemos cuándo podemos quedarnos retenidos por una tormenta de nieve.

 

5.      Planifica los viajes más largos

 

Es necesario realizar una parada cada 200 kilómetros aproximadamente para descansar y reponer fuerzas, por lo que se hace necesario planificar cada viaje. Esto es especialmente importante en invierno, pues debemos informarnos del estado de las carreteras para evitar retenciones.

 

Teniendo en cuenta todos estos consejos y poniendo los cinco sentidos en la carretera a la hora de conducir ya deberías estar preparado para el invierno ¡Y no olvides visitar tu taller!



Abrir chat