Vas circulando tranquilamente por una carretera, y de pronto notas que el coche se va hacia un lado, sientes un zarandeo, la dirección se vuelve pesada y te cuesta dirigir el vehículo. En efecto, has sufrido un pinchazo o reventón de ruedas. Es cierto que es...