Cuatro recomendaciones para combatir el calor dentro de tu coche

¿Cuántas veces has dejado el coche aparcado al sol y se ha convertido en un horno? El volante y las hebillas de los cinturones abrasan y el ambiente del vehículo hasta dificulta respirar.

Todo ello hace que los primeros minutos en el vehículo sean un verdadero infierno.

Si queremos evitar estas situaciones, debemos adaptar nuestro vehículo a estas circunstancias climáticas. Por eso, hoy os dejamos con cuatro recomendaciones para reducir el calor de tu coche:

Utiliza un parasol reflector

Si no tenemos la suerte de poder aparcar el coche bajo una sombra, entonces no nos queda más remedio que echar mano del parasol reflectante. Colocar un parasol delantero evitará que el coche esté al rojo vivo cuando vayamos a conducir.

Un error frecuente es creer que el coche bajará de temperatura solo usando un parasol delantero. Sin embargo, los parasoles traseros son claves para que el coche no alcance temperaturas demasiado elevadas.

Usar protectores de volante

Estos protectores tienen por objetivo evitar que te quemes las manos al conducir. Impidieran que en esta zona del coche se concentre un calor excesivo.  Además, también favorecen la correcta higiene de tu vehículo.

Bajar levemente las ventanillas

Este consejo va dedicado especialmente para aquellas personas que aparcan sus coches en lugares privados o en localidades muy seguras.

Se trata de bajar levemente las ventanillas, de tal forma que lograremos que el aire circule y por ende, que haga menos calor en el interior del coche.

Lavar el coche con frecuencia

La higiene de tu coche es más importante de lo crees para bajar las temperaturas.  Cuando lavamos nuestro vehículo logramos un mayor frescor en el interior del mismo.

Sin embargo, es una acción que no podemos realizar con la frecuencia que nos gustaría, principalmente porque con el calor el agua se evapora rápidamente y no tendría ningún efecto.

Pero hacerlo una vez por semana puede ayudarte a que la carrocería metálica recobre temperaturas más bajas.

Con todas estas prácticas, notarás cómo tu coche no alcanza temperaturas tan extremas.

Debemos tener en cuenta que conducir con un clima adecuado es clave para evitar sentirnos bien y conducir con todos los sentidos puestos en la carretera. Recuerda que en verano los coches sufren cambios por el calor, no dudes en visitar el taller antes de cualquier viaje, asegúrate siempre que todo funciona correctamente.

¿Qué te han parecido estos consejos? ¿Hay algún truco que llevas a cabo y no hemos hablado de ellos?



Abrir chat